https://gorimunoz.com

bandera.jpg

 

 

 

 

GORI MUÑOZ

 

 Gregorio Muñoz Montoro

 

(Benicalap,1906 - Buenos Aires, 1978)

UNA CASA REPUBLICANA

 

"Su actual morada es vecina del Botánico, un baile popular y Stromboli: la naturaleza vegetal, la humana - Goya y Carriego -... y la guerra. Gori sabe mucho de las tres cosas. Con la pereza habitual de los bohemios, trabaja en su casa solamente diez o doce horas; el resto de su tiempo, se le queda en el set o en el escenario, luego de lo cual pinta unas horas suplementarias para conversar con los amigos, que, por el momento llegan a treinta mil. Un humor al tiempo socarrón y sutil, cóctel agridulce de la barraca, Montparnasse, calles de Alcalá y corrientes, le añade aún una personalidad peligrosamente rival del artista. O mejor dicho, del hombre de las otras artes" (Mariano Perla, Quién es quién en la Pintura). 

 

1. EL PASAR DE LOS AÑOS

 

2. MARI CARMEN

 

3. EN LA PINTURA DE GORI: Mari Carmen, hijas y nietos

 

4. LA CASA DE GORI Y MARI CARMEN

 

2. MARI CARMEN (1916-2008)    (volver)

 

No volvió a hacer teatro, pero tuvo una brillante carrera como diseñadora de moda infantil. En sus últimos años fue escritora (Visto al Pasar. República, Guerra y Exilio, 2002), conferencista y recibió homenajes del Congreso de la Nación Argentina, del Concejo Deliberante de la Ciudad de Buenos Aires, y otro de la Municipalidad de la Plata.

 

En 1982, participó en el homenaje colectivo a todos los integrantes de La Barraca, en Fuentevaqueros, cuando abrieron la casa natal de Federico García Lorca y se instaló el museo.

Al cumplirse el centenario de su nacimiento, recibió el homenaje del grupo GEXEL- Grupo de Estudios del Exilio Literario en la Universidad de Barcelona, ocasión en que se presentó la obra de teatro Desde la Mecedora (Elena Boledi, 2017).  

 

En un trecho de La joven memoria de una actriz de la Barraca, una entrevista publicada en 2006 por Irma Emiliozzi em el Boletín de la Fundación Federico García Lorca, Mari Carmen nos relata su trayectoria en la Argentina, sus inquietudes y su nostalgia.

"Aquí, ¿qué te cuento? Primero esperando, esperando que la guerra terminara y que Franco fuera considerado un enemigo, que se instalara el gobierno de la República que estaba en el exilio. Había gente que ya decía “mañana, pasado…”, pero los días iban pasando, terminó la guerra y cómo han sido las cosas: Franco se quedó en su sitio. Y se fueron muriendo antes los exiliados, muchos de ellos antes que Franco. Y, entonces, ya había que vivir, había que pensar en sobrevivir. Yo no quería hacer teatro: después de haber estado en La Barraca me parecía que no, no sé…; además no me encontraba bien con el idioma; ahora ya tengo más acento de Buenos Aires; en aquel momento, no, tenía una pronunciación muy cerrada. Y siempre estuvimos esperando, siempre soñando con volver, y cuando ya se pudo volver…, pues yo no pude volver.

 

He vuelto a ver España, pero no a vivir en España. Y como entre tantas cosas que hice siempre me había gustado pintar y dibujar, vestir muñecas, hasta recuerdo que en la época de La Barraca yo hacía algunos dibujos de moda para una revista gallega y escribía unos comentarios más bien literarios sobre la ropa, porque era una época de moda rusa, en los atuendos, botas, abrigos…;bien, como tenía cierta habilidad para hacer diseños y manualidades, hicimos una casa de decoraciones y moda de niños en la que también estaba Rosalía Casona, la mujer de Alejandro Casona, y su hija, Marta Casona.

 

Gori, además de trabajar para el cine y para el teatro, dirigía, diseñaba muebles y algunos decorados. Hicimos una casa muy importante, prácticamente la casa más importante que hubo en Buenos Aires en todo ese tiempo, y por mucha diferencia: se llamaba L’Enfant Gâté, como llamaban los marineros del Massilia a Gorita. Gori, como te dije, trabajaba en todo, dirigía todo, pero nosotras éramos las que estábamos allí.

 

Hasta que Rosalía se volvió a España…; entonces yo me quedé sola. En el año 1958 los médicos me anunciaron que Gori tenía el mal de Parkinson…, ¡terrible, eso fue terrible!... y entonces yo ya me reduje, no podía sola hacer frente a tantas cosas, y me fui a la Promenade Alvear, que está en el Hotel Alvear, y allí puse una boutique también con mucho éxito, gracias a la cual sobrevivimos todo ese tiempo, hasta un poco después de la muerte de Gori, que falleció en 1978."

 

3. EN LA PINTURA DE GORI    (volver)

 

Retratos de Mari Carmen

 

Retratos de Gorita

Retratos de Tonica

Nietos

4. LA CASA DE GORI Y MARI CARMEN  (volver)

 

Gori decía que siempre hay que hacer algo en las casas para que no envejezcan junto con uno. En 1942, fue la tapa de la mesa de clavos para Mari Carmen, a lo largo de los años los barcos en botella, el showboat con un teatrito en miniatura dentro, el Paulette y el Joven Tonica, cargado de naranjas. 

 

En un momento dado, "sobraba" una pared alrededor del estante de la colección de opalinas. Gori pintó un mapa de Madrid de la época de Cervantes y en el rincón superior derecho el verso de Antonio Machado:

 

"Madrid, Madrid, que bien tu nombre suena,

rompeolas de todas las Españas.

la tierra se desgarra, el cielo truena

tú sonríes con plomo en las entrañas."  

 

Años después, como el mueble cambió de sitio, Gori pintó una chimenea en el hueco.